BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

LA RESPONSABILIDAD MULTICULTURAL DEL PERSONAL BIBLIOTECARIO

El mundo heterogéneo es nuestro hábitat común. Como lo muestra la historia universal de las comunidades, los pueblos, las naciones y los Estados, la diversidad cultural ha sido, como continuará siendo, la característica esencial de la humanidad. En este marco histórico se aprecia además una grandiosa diversidad étnica y una vasta diversidad lingüística. Todo esto se deriva en una inmensa diversidad de ideas, de creencias, de costumbres. La suma diversa de lo social, político, ideológico y cultural es lo que configura el fenómeno de la diversidad que vivimos, conocemos, observamos y disfrutamos los seres humanos. La política de la diversidad, aunada a la política de la diferencia, es la principal seña de identidad de la multiculturalidad. Esta constelación es lo que, desde varios puntos de vista, construye, configura y reconoce la teoría del multiculturalismo. Si en el siglo XX la comunidad bibliotecaria internacional se preocupó por la explosión de la información, en el siglo XXI ha comenzado a inquietarse además por la explosión de la diversidad

Fenómeno que ha sido materia de reflexión en el campo teórico-práctico de la bibliotecología/biblioteconomía desde hace tiempo (Werheimer, 1973; Zielinska, 1978). La intención ha sido pensar en la gestión de servicios bibliotecarios en contexturas multiculturales en países del hemisferio norte, tal y como lo evidencia la literatura de la especialidad que se publicó en las postrimerías del pasado siglo (Zielinska y Kirkwood, 1992, 1992a; Du Mont, Buttlar y Caynon, 1994; Bater, 1996; Winston, 1999). Discurso teórico y empírico que persiste con peculiar énfasis en el siglo que transcurre (Larsen, Jacobs, y Vlimmeren, 2004; Ho?avová y Richterová, 2005; Neri, 2008). Percepción que también ha comenzado a emerger en el mundo iberoamericano (Casa, 2007; Casa, 2008; Martínez, 2008; García, 2009; Szafran, 2012; Gerlin, Fraga y Rosemberg, 2013), predominando los escritos entre bibliotecas públicas y diversidad cultural. Así, la literatura que versa sobre «bibliotecología, biblioteconomía y multiculturalismo» ha estado mostrando una clara preocupación por la responsabilidad que implica la diversidad cultural en el plano profesional del personal bibliotecario. Desde otra perspectiva, es el estudio teórico que relaciona la ciencia de la información con la sociedad multicultural, intentando plantear este vínculo como un paradigma social emergente (Santa Anna, 2017). 

Como sabemos, las bibliotecas han evolucionado en las diferentes esferas sociales, políticas y culturales desde la antigüedad hasta hoy en día, tal y como lo constata la historiografía de las instituciones bibliotecarias. Así, percibimos que ha habido bibliotecas con colecciones, servicios y otros recursos que han funcionado en determinados contextos de 1] segregación, 2] asimilación, 3] integración y 4] multiculturación, momentos o procesos históricos que identifican y explican los teóricos del multiculturalismo (Maldonado, 2015: 36-45). Los niveles de tensión para operar servicios bibliotecarios en estos entornos sociales varían. Los problemas relacionados con la sociedad heterogénea no sólo no se solucionan en los dos primeros contextos, sino que se agudizan; en el tercero apenas se intenta reconocer la problemática para comenzar a buscar posibles soluciones desde ciertas visiones de pluralidad; con base en distintos enfoques, es en el ámbito del multiculturalismo en donde es factible situar la plena valoración de la diversidad cultural y el preciado respeto a la heterogeneidad de la sociedad.

El proceso de transición hacia una sociedad respetuosa de la diversidad cultural también ha sido pensado en el campo de las bibliotecas. Du Mont, Buttlar y Caynon, por ejemplo, plantean tres categorías que en cierta manera es posible relacionarlas con los contextos históricos antes mencionados. Estas categorías son: 1] la biblioteca monolítica, 2] la biblioteca plural y 3] la biblioteca multicultural (1994: 17-19). La primera se asocia al funcionamiento de la sociedad excluyente, inherente a los procesos de segregación y asimilación; la segunda se relaciona con elementos de la sociedad incluyente, consustancial al desarrollo de la integración; y la tercera con ingredientes de la sociedad culturalmente diversa, inmanente a la conformación de la multiculturación.

Com base en Downing, MacAdam y Nichols (1993: 25) es posible plantear conceptos semejantes a los formulados anteriormente. Considerando a la biblioteca como una organización, estos autores perfilan a esta institución en tres niveles: 1] organización monocultural, 2] organización no discriminatoria y 3] organización multicultural. Cada uno de estos niveles presenta determinadas características sociales, cuyo reflejo varía entre 1] mantener una estructura organizacional de trabajo para favorecer el dominio de un grupo sobre otros, por ende, para proteger el establishment o statu quo; 2] eliminar algunas prácticas discriminatorias mediante la contratación de personal proveniente de minorías, pero adaptándolas a las prácticas tradicionales y por tanto para continuar con el compromiso de cumplir las normas que favorecen a la mayoría; y 3] explorar sistemas de organización alternativos para incluir a los diversos miembros de los grupos sociales y culturales, comprometiéndose así a erradicar la opresión social dentro de la estructura, y actuando con sentido de responsabilidad social para expandir la ideología multicultural.

Considerando la compleja gama de la diversidad cultural, el personal bibliotecario tiene que reconocer que no existen, desde una perspectiva social, sociedades homogéneas; no existen, desde una óptica política, Estados homogéneos. Consecuentemente, la comunidad bibliotecaria, la latinoamericana en particular, debe asumir un claro compromiso con el multiculturalismo, es decir: que la biblioteconomía, como práctica de la bibliotecología en general, debe apoyar la creación, el desarrollo y la consolidación de servicios bibliotecarios multiculturales. Además, se requiere, de quienes realizan el trabajo en torno a la gran variedad de sistemas y subsistemas bibliotecarios diseminados en la estructura social y política del Estado, se asuman como integrantes activos de la multiculturalidad. Ante esto, podemos concordar con la idea que infiere: “Toda la comunidad bibliotecaria debe ser tanto intelectualmente como moralmente sensible a la importancia de garantizar la diversidad de la biblioteca como una institución” (Du Mont, Buttlar y Caynon, 1994: 19). Estamos así ante la valoración de la diversidad cultural bibliotecaria y no solamente de cara a la diversidad cultural de la comunidad de usuarios y lectores que usan las bibliotecas. La multiculturalidad bibliotecaria es una realidad que se evidencia como reflejo de la diversidad cultural de la sociedad. 

Ante el fenómeno social de la multiculturalidad, la responsabilidad del personal bibliotecario ronda, por ejemplo, en torno a ciertas ideas que plantea Casa Tirao (2007: 7-8):

- La biblioteca debe afianzar el acceso a la información para las minorías lingüísticas y, en general, para todos los grupos minoritarios.

- Que todos los grupos étnicos, lingüísticos y culturales disfruten de un servicio bibliotecario que les ofrezca una gama de oportunidades en condiciones de igualdad.

- Fomentar la idea de la diversidad cultural como una realidad que nos circunda y promoverla con la finalidad de que no sea un factor de enfrentamientos sino, por el contrario, una motivación para la interrelación y el conocimiento mutuo.

Podemos inferir que la filosofía del personal que hace funcionar las instituciones bibliotecarias entraña pensar y aplicar la premisa: «servicios bibliotecarios para todos los grupos socialmente diversos». Diversos étnica, lingüística y culturalmente hablando, para de esta manera generar las oportunidades de acceso a la información para todos los grupos sociales subalternos, pero no solamente en condiciones de igualdad sino también en circunstancias de equidad y diferencia, y así ayudar a evitar conflictos que pudiesen producir actos de violencia verbal y física entre individuos, grupos y comunidades. Cultivar la compresión en un mundo intercultural, plural y/o multicultural exige contar con información y conocimiento previamente seleccionado y organizado bajo esquemas de organización documental. En este sentido los servicios bibliotecarios, con perspectiva multicultural, pueden y deben coadyuvar en el logro de este entendimiento entre individuos, grupos, comunidades, naciones, sociedades y países. Así que: 

El tema del personal bibliotecario no es menor en este asunto y se relaciona íntimamente con el de la formación del mismo. Es necesario que el personal de las bibliotecas sea capaz de asumir críticamente el tema de la diversidad cultural y para ello su formación debe estar asentada, precisamente, sobre bases críticas que le permitan poner en tela de juicio, cada vez que sea necesario, los hechos y los productos de su quehacer profesional (Casa, 2007: 8).

En otras palabras, América Latina en el siglo XXI requiere personal bibliotecario no solamente crítico sino también sensible y respetuoso ante al diversidad cultural, es decir, frente a: 1] la realidad de la interculturalidad, 2] el reconocimiento de la pluralidad cultural y 3] la necesidad de gestión de la multiculturalidad. Esto es, personal con la plena convicción de que: “Las bibliotecas pueden y deben desempeñar una función importante en una sociedad multicultural” (Larsen, Jacobs, y Vlimmeren, 2004: 11), pues estas instituciones en contextos de migración: 

Permiten que grupos diversos disfruten de su herencia cultural, estén en contacto con su tierra natal, practiquen su lengua materna, aprendan el idioma de su nuevo país, encuentren su lugar en una sociedad nueva y celebren actividades culturales, además de enseñar e informar a todos los miembros nuevos de la comunidad” (Larsen, Jacobs, y Vlimmeren, 2004: 11). 

Nivel de trabajo que las bibliotecas con políticas segregacionistas, asimilacionistas o meramente integracionistas no pueden alcanzar. Las bibliotecas monolíticas o monoculturales, dado que se hallan muy alejadas del proceso multicultural en cuanto a colecciones, servicios y personal, están atadas al sistema tradicional bibliotecario, al prototipo de servicio excluyente de biblioteca; las bibliotecas plurales o no discriminatorias, se hallan más cercanas a dicho proceso, por lo tanto, tienen más posibilidades de alcanzar el funcionamiento social y político de bibliotecas multiculturales. No obstante, la responsabilidad multicultural del personal bibliotecario atañe a todos los tipos y categorías de bibliotecas. Unas para cambiar de manera radical, otras para alcanzar y mejorar el desarrollo de los acervos y servicios bibliotecarios de carácter multicultural. Si tenemos en cuenta que: “Las bibliotecas pueden y deben desempeñar un papel importante en el servicio de las necesidades de información de una ciudadanía diversa que generará líderes capaces de desarrollar soluciones para los problemas de la diversidad en nuestra sociedad” (Du Mont, Buttlar y Caynon, 1994: 19), entonces esta responsabilidad no la debemos omitir o ignorar si pretendemos ayudar a construir una ciudadanía desde la diversidad (Bartolomé y Cabrera, 2003). Responsabilidad que comprende a las diferentes instituciones bibliotecarias inmersas en complejos contextos de diversidad étnica, lingüística y cultural. 

En el terreno del multiculturalismo, el personal bibliotecario latinoamericano, y de otras latitudes del hemisferio sur, debe salir en defensa de determinados derechos culturales de información, correspondientes a grupos minoritarios que evidencian un alto grado de vulnerabilidad social. Así, con la finalidad de sostener una firme capacidad de desarrollo de colecciones y administración de servicios multiculturales, es necesario tener claro que la práctica de la biblioteca multicultural está inmersa, en cuanto a contextos de control, opresión y subordinación, entre la mayoría dominante y las minorías dominadas, entre la cultura dominante y la cultura subalterna. Ante este escenario social, el servicio de biblioteca con espíritu de interculturalidad y pluralidad debe funcionar como un recio recurso cultural emancipatorio. La distinción entre la sociedad mayoritaria y dominante, por un lado, y la sociedad minoritaria y dominada, por el otro, demanda pensar y practicar servicios bibliotecarios con espíritu liberador y democratizador, y orientados tanto por la política de la diversidad como por la política de la diferencia. El fenómeno del multiculturalismo, dado que se presenta principalmente en contextos en donde las diferencias nacionales, étnicas, lingüísticas, sexuales, religiosas, ideológicas y culturales sobresalen, es una esfera de pensamiento y acción (praxis cultural) para afrontar los retos que imponen las sociedades multiculturales de hoy. Los procesos migratorios, las desigualdades sociales, la diversidad en sus diferentes modalidades, las reivindicaciones nacionalistas, son algunos de esos desafíos.

Referencias 

Barter, R. (1996). Multiculturalism and libraries: and still the battle rages. New Library World. 97(4), 10-14 

Bartolomé Pina, M., Cabrera Rodríguez, F. (2003). Sociedad multicultural y ciudadanía: hacia una sociedad y ciudadanía interculturales. Revista de Educación. núm. extraordinario, 33-56 

Casa Tirao, B. (2007). Bibliotecas e información en la diversidad cultural. En E. Morales Campos, coord. El multiculturalismo y los servicios de información (pp. 1-8). México: UNAM, Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas. 

---------------. (2008). El rol de la biblioteca pública frente a los distintos rostros de la diversidad cultural. En E. Morales Campos, coord. Diversidad cultural y acceso a la información (pp. 1-17). UNAM, Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas. 

Downing, K. E., MacAdam, B., Nichols, D. P. (1993). Reaching a multicultural student community: a handbook for academic librarians. Westport, Connecticut: Greewood Press. 

Du Mont, R. R., Buttlar, L.; Caynon, W. (1994). Multiculturalism in libraries. Westport: Greenwood Press. 

García López, F. (2009). Los servicios bibliotecarios multiculturales en las bibliotecas pública españolas. España: Editorial Trea.

Gerlin, M. N. M., Fraga, A. N., Rosemberg, D. S. (2013). A biblioteca pública na sociedade multicultural. Anais do CBBD. 25, 585-598

Ho?avová, B.; Richterová, D. (2005). Libraries for all: the role of public libraries in a multicultural society. Prague, Czech Republic: Multicultural Center Prague.

Larsen, J. I., Jacobs, D. L., Vlimmeren, T. (2004). Multiculturalidad en la biblioteca: cómo pueden servir las bibliotecas públicas a las poblaciones multiculturales. Barcelona: Fundación Bertelsmann. 

Maldonado Smith, M. E. (2015). Torres de Babel: Estado, multiculturalismo y derechos humanos. México: Universidad Nacional Autónoma de México. 

Martínez Rider, R. M. (2008). Diversidad cultural y bibliotecas públicas. En E. Morales Campos, coord. Diversidad cultural y acceso a la información (pp. 75-102). UNAM, Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas. 

Neri, F. (Ed.), (2008). I servizi interculturali nelle biblioteche pubbliche: reflessioni e materiali da un corso di formazione per bibliotecari. Milano: Editrice Bibliografica.

Santa Anna, J. (2017). A ciência da informação na sociedade multicultural: o paradigma social como paradigma emergente. Biblioline. 13(1), 3-14

Szafran, P. (2012). El multiculturalismo desde la perspectiva conceptual de Slajov Zizek y su aplicación a las bibliotecas públicas como objeto de estudio. Informatio. (17), 33-44

Wertheimer, L. (1973). Multiculturalism and public libraries. Canadian Library Journal. 30(1), 243-245

Winston, M. (Ed.). (1999). Managing multiculturalism and diversity in the library: principles and issues for admnistrators. New Cork: The Haworth Press. 

Zielinska, M. F. (1978). Multiculturalism and library services to ethnic communities. Unesco Bulletin for Libraries. 32 (1), 15-22, 66

---------------. (1992a) The whole library movement: changing practice in multicultural librarianship. London: Association of Assistant Librarians.

Zielinska, M. F., Kirkwood, F. T. (Eds.). (1992). Multicultural librarianship: an international handbook. Manchen: K. G. Saur.


   60 Leituras


author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.