BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

EL PARADIGMA MULTICULTURAL DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA

La palabra «multicultural» como adjetivo en el discurso científico social y humanístico comenzó aparecer a partir de la década de los setentas del siglo pasado. Así, expresiones como ciudadanía multicultural, educación multicultural, mundo multicultural, Estado multicultural, nación multicultural, sociedad multicultural, comunidad multicultural, democracia multicultural, pedagogía multicultural, literatura multicultural y otras, son palabras clave que han generado una cantidad abundante de artículos y libros. El mismo desarrollo lexicográfico sucedió con la voz «multiculturalismo» hasta tal punto que hoy en día este vocablo es aceptado por el Diccionario de la Lengua Española al denotarlo como la convivencia de diversas culturas. 

 

Esta evolución terminológica influyó paralelamente en el campo de la bibliotecología, pues en aquella misma década se publicarían los primeros artículos en torno de la temática. El primer escrito del que se tiene noticia se publicó en el Canadian Library Journal bajo el título «Multiculturalism and public libraries» (Wertheimer, 1973); más tarde, en el emblemático Unesco Bulletin for Libraries se publicaría el estudio «Multiculturalism and library services to ethnic communities» (Zielinska, 1978), título que al español el término multiculturalismo se le tradujo como «pluriculturalismo». Con esos estudios pioneros, ambos basados en el contexto canadiense, el paradigma multicultural de la biblioteca pública emprendería su andadura lenta pero consistente hacia otras partes del mundo. No es casual, por ende, que la Biblioteca Pública de Toronto fuese de las primeras bibliotecas en prestar servicios multiculturales y que siguiera “ampliando de modo activo y completo sus colecciones en varias lenguas de los núcleos inmigrados [...]” (Zielinska, 1978, p. 19) que desde hace tiempo arriban a ese país del norte de América.

  

En efecto, la literatura que registra el Library and Information Science Abstracts (LISA) nos indica que el fenómeno del multiculturalismo, en el contexto de las bibliotecas públicas, se empezó a estudiar esporádicamente en la década de los setenta del siglo XX. En esta misma fuente de referencia observamos que los términos «biblioteca(s) multicultural(es)» y «servicio(s) bibliotecario(s) multicultural(es)» se agregarían al léxico bibliotecológico en la siguiente década. Así en 1980 en Victoria, Australia, saldría a la luz la revista Multicultural Libraries Newsletter (Vol. 1, no. 1, 1980-), cambiando de título después (Vol. 4, no. 1. 1983-) por el de Multicultural Libraries: Journal of the Working Group on Multicultural Library Services (Vol. 18, no. 1, 1998).

 

El cimiento y la columna de los escritos publicados acerca de esta temática versan en torno de dos factores fundamentales, ambos relacionados con lo que implica la necesidad de reflexionar y practicar los valores sociales, políticos, éticos, culturales, entre otros, de la multiculturalidad. Estos factores son: 1] el desarrollo de colecciones bibliográficas y 2] la gestión de servicios bibliotecarios. Con base en esta literatura, el paradigma multicultural de la biblioteca pública comenzó a configurarse en razón del nivel de conciencia que los bibliotecarios públicos adquirieron respecto a la constitución de comunidades plurales y diversas a las que debían asistir. Las oleadas de inmigrantes alrededor del mundo fue una de las causas por las que estos centros de lectura pública han tenido la obligación social de atender a sociedades plurales, sin importar sus características étnicas, lingüísticas y culturales. De este modo, poco a poco se ha avanzado, principalmente en los países desarrollados, en el cometido de las bibliotecas para asistir a sociedades pluriétnicas. 

 

Según la teoría de la bibliotecología versada en tópicos multiculturales, las bibliotecas públicas requieren observar, con visión ciudadana,  el pluralismo y la diversidad cultural porque sirven a una amplia población que está formada también por grupos sociales minoritarios que generalmente están subrepresentados y desatendidos, por lo que un cierto sentido de sensibilidad cultural a estas circunstancias por parte del personal de esas bibliotecas es importante considerar para satisfacer mejor las necesidades de información, formación y recreación de esos grupos. En general, el objetivo de la biblioteca pública multicultural apunta a integrar a los nuevos ciudadanos procedentes de otras culturas en la sociedad que los acoge, satisfaciendo sus necesidades de información, educación y ocio, a través de acervos y servicios idóneos.        

 

La biblioteca pública en las tres últimas décadas ha venido jugando un importante papel en la integración de inmigrantes y refugiados; en el reconocimiento del derecho de acceso a la información que tienen los grupos minoritarios; y en las necesidades sociales que presentan los grupos vulnerables. Particularmente en algunos países del hemisferio norte. En el mundo hispanoamericano, apenas en el presente siglo la literatura bibliotecológica ha comenzado a poner atención en la materia, ejemplo es la obra Los servicios bibliotecarios multiculturales en las bibliotecas públicas españolas (García, 2009; Caridad, García, Morales, 2010) y la literatura citada en esta publicación.

 

El molde social para brindar servicio de biblioteca multicultural está trazado en el escrito de la IFLA Comunidades multiculturales: directrices para el servicio bibliotecario (1998), las que “han sido compiladas y publicadas con el objeto de promover normas de justicia y equidad en servicios bibliotecarios para minorías étnicas, lingüísticas y culturales”. (IFLA. Comunidades Multiculturales...). Ahora el Manifiesto de la IFLA/UNESCO sobre la biblioteca pública (1994) se ha complementado, en otros documentos declarativos de esta naturaleza, con el Manifiesto IFLA por la biblioteca multicultural (2006), siendo aprobado este último en la 35ª Conferencia General de la UNESCO, efectuada en octubre de 2009.

 

 

Referencias

 

Barter, Richard (1996). Multiculturalism and libraries: and still the battle rages. New Library World. 97 (4): 10-14

 

Caridad, Mercedes; García López, Fátima; Morales García, Ana María. (2010). Biblioteca y sociedad multicultural: la actuación de biblioteca pública española en torno a la diversidad cultural. Inclusão Social. 3 (2): 38-53

 

Elbeshausen, Hans; Skov, Peter. (2004). Public libraries in a multicultural space: a case study of integration processes in local communities. New Library World. 105 (3/4): 131-141

 

García López, Fátima. (2009). Los servicios bibliotecarios multiculturales en las bibliotecas pública españolas. España, Editorial Trea.

 

IFLA. Comunidades multiculturales: directrices para el servicio bibliotecario. 2nd. Ed. Revisada.1998. Disponible en Internet: http://www.ifla.org/VII/s32/pub/guide-s.htm

 

IFLA. Manifiesto IFLA por la Biblioteca Multicultural. 2008. Disponible en Internet: http://www.ifla.org/VII/s32/pub/MulticulturalLibraryManifesto-es.pdf

 

Leonard, G D. (1993). Multiculturalism and library services. Acquisitions Librarian. (9/10): 3-19

 

Wertheimer, L. (1973). Multiculturalism and public libraries. Canadian Library Journal. 30 (3): 243-245

 

Zielinska, Marie F. (1978). Multiculturalism and library services to ethnic communities. Unesco Bulletin for Libraries. 32 (1): 15-22, 66.


   344 Leituras


author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.