BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

EL PARADIGMA MODERNO DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA

Este paradigma no se asocia solamente con el concepto de edad moderna, época  en que comienzan a tener éxito los valores de la modernidad, tales como el progreso, la razón, la comunicación y otros; periodo histórico que inicia cuando termina la Edad Media. Lo que se discierne respecto de «lo moderno», en la esfera de las instituciones bibliotecarias, tiene más bien que ver con la configuración del acceso a las colecciones bibliográficas y el disfrute de los servicios bibliotecarios por parte de la población.

 

Empero, quienes han reflexionado sobre de la noción moderna en torno de la biblioteca pública difieren de parecer. Para unos la generación de este tipo de centro de servicio público se origina en la segunda mitad del siglo XVIII; para otros en la segunda mitad del siglo XIX. Recurramos al contraste de estos dos puntos de vista:

 

Con la Revolución Francesa, en 1789, que proclamó, entre otras prerrogativas del hombre, el derecho a la lectura, es decir el libre acceso a las fuentes del saber, nace el concepto de la moderna biblioteca con el carácter de un verdadero servicio público de uso colectivo, directo y gratuito. (Buonocore, 1976, p. 75). 

 

La biblioteca moderna comenzó en una explosión de actividad extraordinaria en el periodo a partir de 1850 a 1870, y su desarrollo ha sido desde entonces objeto de  tentativas de múltiple refinamiento en esa estructura básica.  (Verma, 1995, p. 1)

 

La precisión en relación con el tiempo solamente tiene la pretensión de distinguir una mera controversia incierta. Parece que no es aceptable una frontera temporal tajante cuando se trata de establecer los inicios de una nueva forma de biblioteca que debió suceder a lo largo de un periodo de transición que abarcó los siglos XVIII Y XIX, pero cuyos antecedentes se remontan a los tiempos del renacimiento, en general, y al procedimiento tipográfico industrial de reproducción y difusión de libros que facilitó el invento de la imprenta moderna, en particular. El peso específico del paradigma moderno de la biblioteca pública es el que en realidad nos debe interesar, mismo que reside en las políticas emblemáticas de la práctica bibliotecaria que comenzarían a hacer realidad el concepto de «biblioteca moderna».   

 

La biblioteca moderna comenzaría a ser distinguida como una:

 

[...] organización social financiada por el gobierno, especialmente agencia abierta con respecto a los que podrían utilizarla y en términos de naturaleza de sus colecciones. El cambio en la idea de una biblioteca fue de una organización esencialmente de espacio privado a una organización de espacio público. Cuando uno piensa en la biblioteca moderna de esta manera, es en todos los aspectos una solución profunda a un serio problema. (Verma, 1995, p. 6).

 

Idea que nos recuerda que, en efecto, la biblioteca privada al dar paso, como precursora, a la biblioteca pública entre los siglos XVIII y XIX, se gesta la «biblioteca pública moderna». De tal modo que las instituciones bibliotecarias durante esos siglos comenzaron a experimentar un cambio decisivo: de ser instituciones privadas a convertirse en instituciones públicas. Así, el término de «biblioteca pública» fue a partir de entonces la manera de caracterizar cómo las bibliotecas (incluidas las escolares, académicas, especializadas y “públicas” propiamente dichas) tenían que funcionar para servir a los diversos grupos sociales inmersos en la estructura de la sociedad. La «biblioteca privada», opuesta a la «biblioteca pública», comenzó a distinguirse en relación no solamente porque era de un determinado dueño, sino también porque su sistema de puertas cerradas para todos funcionaba como un régimen prescrito y limitado de usuarios.  La premisa que explica la evolución del espacio bibliotecario privado a espacio bibliotecario público, si bien es universal no es una transformación absoluta, pues continúan existiendo las bibliotecas con carácter de propiedad privada y, por ende, con servicios bibliotecarios restringidos. 

 

 

Referencias

 

Buonocore, Domingo. (1976). Diccionario de bibliotecología. Buenos Aires: Marymar.

 

Verma, Shiv Ram. (1995).  Foundations of library and information science. New Delhi: Shree Publishers & Distributors.


   292 Leituras


Saiba Mais





Próximo Ítem

author image
EL PARADIGMA AMBULANTE DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA
Agosto/2010

Ítem Anterior

author image
EL PARADIGMA ANTIGUO DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA
Junho/2010



author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.