BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

BIBLIOTECAS, DEMOCRACIA Y POBRES

0] Luiz Inácio Lula da Silva ante el golpe de Estado en Bolivia escribió el pasado 10 de noviembre en Twitter: «Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sabe convivir con la democracia y con la inclusión de los más pobres».

1] Cuando Lula da Silva alude a la democracia y a los pobres, no habla por hablar o escribir por escribir en esa red social, seguro que no. Su pensamiento y actuar político como presidente que fue de la República Federativa de Brasil, del 2003 al 2010, le confiere autoridad política, ética, moral e intelectual en torno a estos temas que invitan a un debate de altura. Un debate en donde las expresiones altisonantes no tienen ni deben tener cabida. 

2] La relación «pobreza y democracia», o «democracia y pobreza» en la praxis política (pensamiento y acción) es evidente en todo el orbe, pero principalmente en América Latina. La negación y subestimación de esta unidad conceptual puede ser clara carencia de quien no logra percibir la realidad y de ignorar el discurso científico respectivo. 

3] La literatura especializada sobre democracia y pobres es lo suficientemente elocuente en este sentido. Baste mencionar tres libros concernientes a esta temática: «Aporofobia, el rechazo al pobre: un desafío para la democracia», de Adela Cortina (Barcelona: Paidós, 2017); «Pobreza, desigualdad y democracia», de Carlos Alberto Diáz González (México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2016); y «Democracia y pobreza: memorias sobre el pauperismo», de Alexis de Tocqueville (Madrid: Editorial Trotta, 2003). Libros de esta especialidad sociológica no pueden ni deben estar ausentes en aquellas bibliotecas académicas y especializadas en ciencias sociales y políticas que se crean y desarrollan con fondos públicos; así como tampoco en todas las bibliotecas públicas que se precian ser motores de la democracia. 

4] Los libros, como objetos de diversidad cultural que permiten la practica social y ciudadana de la lectura, han sido plenamente reconocidos en la praxis política del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Recordemos que él afirmó, en una carta enviada en mayo de 2019 al Salón del Libro Político en São Paulo, que “leer es un acto político, de resistencia y libertad”. Por lo tanto, el uso de las colecciones y servicios de las bibliotecas es también un acto político para ayudarnos a resistir y ser libres. Idea que se asocia a la divisa de la revolución cubana, basada en el pensamiento de José Martí: “ser cultos para ser libres”, pues ser cultos es la mejor alternativa para lograr la libertad y así superar la pobreza en el sentido más profundo de lo que esta palabra significa. 

5] Como profesional universitario de la información en general, y de la bibliotecología, biblioteconomía y bibliografía en particular, cultivo desde hace años la firme convicción de que la democracia (como forma de Estado, de gobierno y de vida) tiene una estrecha relación con los pobres, esto es, con la pobreza tanto material (o económica) como cognitiva (o intelectual). 

6] En este sentido, coincido con lo que escribe Kathleen de la Peña McCook en su capítulo “Poverty, democracy and public libraries” (publicado en «Libraries and democracy: the cornerstone of liberty» / Nancy Kranich, editor. Chicago: American Library Association, 2001): “Para los bibliotecarios, la democracia es nuestro arsenal, nuestra piedra angular, nuestro faro, nuestro mayor valor, y un compromiso con la democracia nos lleva, sin duda, a comprometernos a servir a los pobres”, y

7] Una democracia de alta intensidad es imposible que exista si no logramos alcanzar la debida y necesaria conciencia social de atender como un acendrado deber ciudadano a los pobres de información. La pobreza en información está, sin duda, estrechamente relacionada con la pobreza material-intelectual, barrera que impide ser actor permanente en los escenarios de la democracia participativa.


   100 Leituras


author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.